Bali Street Mums

Videographer

Jordi Varela

Documentary Storyteller

14 Abr
2021



Se estaba iniciando la creación de un equipo de trabajo, con el fin de poder recaudar fondos para la organización no gubernamental Bali Streets Mums, cuando contactaron conmigo para que les realizara el video promocional para la campaña de Croundfunding. Tras reunirme con ellos enseguida capté la urgencia del momento. Pese a mis numesosas acciones en favor de muchas ONG en las que he colaborado, he de confesar que últimamente era reacio a ello, debido a muchas incongruencias que me fui encontrando a lo largo de mis últimas experiencias con alguna de ellas. Reconozco que conocer a Kim Farr, la directora y fundadora, me hizo sentir parte de la causa y pude entender la urgente necesidad de esos niños abusados, prostituídos, explotados i/o abandonados. Bajo una organización simple, a espaldas de la ciega administración balinesa, ofrecían la posibilidad a muchos niños de salir de la calle.

Bali Street Mums and Kids Project.
  • Dirección y Post-Producción: Jordi Varela
  • Producción: Kim Farr (Bali Street Mums GNO)
  • Colaboración Especial: Lucas Yancey

La historia de estos niños es poco alentadora. Bajaron con sus madres desde las montañas hacia la capital Denpasar. Allí apenas disponían de agua para beber. Las condiciones de salubridad apenas alcanzaban los mínimos niveles de dignidad. Muchas de ellas son abandonadas por sus familias después de una separación y, según la tradición balinesa, perdían todo derecho familiar. Se ven obligadas a buscarse la vida allá donde existiese posibilidad de mendizaje, como en un semáforo de alguna de las muchas concurridas calles de Denpasar. Para reclamo utilizan a sus hijos, que se ven obligados y sin ninguna otra posibilidad, a vagabundear por las calles. Por desgracia, muchos de estos niños son utilizados para satisfacer la podrida y más oscura cara de esta sociedad, la prostitución y tráfico infantil. Las mafias son encargadas de distribuir su material entre las altas esferas solventes de una sociedad enferma, con la autoridad que les brinda el dinero que, supuestamente, todo lo puede comprar. Pero lo peor, y pude experimentarlo por mí mismo, fue ver cómo esta organización se veía en la obligación de pagar a un padre 300$ al mes para que dejara la actividad de proxeneta con su hija, y así evitar que se la entregase a las mafias encargadas de prostituirla. Niños mercancia, administraciones que saben pero que no quieren ver y, sobretodo miedo, mucho miedo en la población donde hablar de estos asuntos era tabú.

Fotogramas extraídos del video Bali Street Mums

Mi primer contacto con ellos fue en los barrios donde vivían, al lado de las basuras, donde se encargaban de hacer el reciclaje que les pudiera permitir vender por kilos papel, vidrio y metal. Vivían rodeados de enormes sacos con preparados reciclados listos para vender. Se pasaban todo el día a la espera de cualquier descarga de algún camión de basuras que pudiese traer material nuevo. Como gaviotas en un puerto pesquero. Tardé en sacar la cámara para empezar a captar todo aquello que veía. Preferí establecer contacto previo con ellos para poder ganarme su confianza. Acompañado por personas locales, con previo permiso de los responsables de la zona, que sabían cuál era mi disposición allí, entendieron que era más que un observador. Mi trabajo era un pequeño aporte económico para ellos. Así lo entendían y se sentían agradecidos, facilitándome en todo momento mi trabajo. Me ofrecían galletas y una espléndida sonrisa.

Aunque tenía la sensación que tenían un ojo en sus espaldas, desconfiados ellos, estaban atentos a cualquier señal que pudiesen recibir de algún miembro de los Banjares. El Banjar es una unidad comunitaria legal que tiene límites territoriales que están autorizados para regular y administrar los intereses de la comunidad local, con base en los orígenes y costumbres locales que son reconocidos y respetados en el sistema de gobierno. Tienen mucho poder en todos los ámbitos sociales y culturales. Se organizan por barrios. Hacen de chivos espiatorios para la administración. Es por ésto que podía notar el miedo en la gente. Tenían miedo que mi presencia pudiese causar algún problema en ellos. No era bienvenido para el Banjar. Mi cámara suscitaba incomodidades. En ocasiones tenía que abandonar la filmación y dejarlo para otro día, según me indicaban ellos. Recuerdo que los planos nocturnos por las calles del barrio los grabamos a escondidas y con prisas. Es cuando me di cuenta de la repercusión de lo que estaba haciendo. Tuve que replantearme el guión para poder explicar lo que veía sin suscitar reticencias, por parte de los del Banjar, que pudiese repercutir en la ONG. Espero haberlo logrado y poder cumplir las espectativas de la propuesta inicial. Se trata de poder mostrar la parte oscura de Bali, muy alejada de la visión que se tiene de la isla, como paraíso turístico mundialmente conocido. Pero, también, que no perjudique el objetivo por el cuál se realiza este proyecto, que no es más que intentar mostrar la cruel realidad que viven estos niños para que podamos ayudarles en forma de donación a través de la campaña de Crondfunding desde la ONG. Otra cosa sería si el objetivo fuese para un documental.

La Safe House, lugar de residencia de los niños que ofrece la organización, en Denpasar, Bali, ofrece refugio y hogar para 35 niños, 6 bebés y 12 madres. Rescatan a niños de horribles circunstancias, recibiendo atención, asesoramiento, educación y seguridad. La mayoría de ellos llegan allí en malas condiciones de salud, tanto física como psíquicamente. La organización dispone de una psicóloga para poder atender los traumas causados por los abusos recibidos. Diandra, su nombre, trabajadora social y psicóloga infantil, trabaja con la policía para rescatar y rehabilitar a los niños maltratados y condenar a los infractores.

También se proporciona comidas y cuidado a los niños que viven en los barrios marginales junto a la Safe House. Muchos de los padres de estos niños perdieron sus trabajos en abril pasado debido a la crisis de Covid. Los niños ahora sufren desnutrición y enfermedades. Todos los días se cocina un desayuno nutritivo para los niños de los barrios marginales en la Safe House y se brinda atención médica, lecciones y juegos. Para estos niños de los barrios bajos y polvorientos, este hogar y el pequeño patio de recreo es un santuario.


Aquí hay algunas fotos e historias de algunos de los niños que viven en la Safe House:

Dewi y Missi estaban pidiendo limosna en la concurrida Sunset Road a las 11 pm. cuando fueron rescatadas. Dewi tenía dos años y Missi seis. Estas niñas corrían a través del tráfico hacia los autos, se detuvieron en los semáforos, mendigando. Dewi y su hermana tenían fiebre, infecciones pulmonares y cutáneas. Ambas viven ahora en la Safe House con su madre. ¡Les encanta jugar y dormir en la cama por primera vez en sus pequeñas vidas!
Su madre está aprendiendo a hacer muñecos y joyas en los diversos talleres que se ofrecen. Se enseña a las madres a coser y hacer manualidades que les puedan proporcionar una alternativa económica a la mendicidad. Su madre había escapado de un marido abusivo.

11E9EFC9-C928-481E-A169-91953CF33FA8.jpeg
Missi y Dewi que mendigaban en Sunset Road a altas horas de la noche.

Nadia, tiene 13 años. Su madre desapareció cuando tenía nueve años. El padre luego vendió a Nadia a una banda de traficantes sexuales. Nadia fue abusada durante tres años por pedófilos que visitaron Bali. Fue encontrada encerrada en una habitación de hotel, por personal del hotel, hace unos meses y ahora vive en la Safe House donde se le brinda asesoramiento, atención y protección personal. Está disfrutando de las lecciones de la escuela y tiene su propia cama con un peluche gigante que eligió.

37633AC2-B241-42B1-B2F7-E02F21F3104F.jpeg
Nadia en el aula. Ella se está recuperando lentamente del abuso extremo que sufrió.

Kadek Subur fue vendido a un “jefe”, a la edad de nueve años. Lo obligaron a trabajar, cargando piedras en un sitio de construcción. Por sus 10 horas de trabajo al día, sus padres recibieron $ 3. Kadek Subur fue obligado a dormir en una jaula por la noche. Rescatamos a Kadek después de recibir un soplo de algunos vecinos preocupados. Pagamos al “jefe” $ 200 por la libertad del niño. Kadek ahora vive en la Safe House y va a la escuela. Es un joven encantador y amable.

D8B72E0D-EE61-4ECA-A787-D96058DC9880.jpeg
Kadek Subur, que fue vendido a un “jefe” por su padre.

Aquí tenéis la forma de poder aportar un donativo para la campaña de Croundfunding que se ha iniciado en ayuda a todos estos niños rescatados por la Organización Bali Strees Mums (ONG).

 


Recent Comments

  1. 15 abril 2021

    Joan Márquez

    Com sempre, expectacular els teus vídeos. M'ha arribat al cor. Salud Jordi.

    • 15 abril 2021

      Jordi Varela

      Gràcies Joan, una abraçada molt forta. Espero ens puguem veure aviat. Salut i República.

  2. 15 abril 2021

    Andreu

    Molt bona tasca. Per intentar canviar les barbaritats d'alguns éssers humans només tenim l'educació en primer lloc, la implicació, la ma dura, en aquest cas als pedòfils, i la castració d'aquells que no poden ser pares o educadors.

    • 17 abril 2021

      Jordi Varela

      Cert, es necessita un canvi de consciència personal, com a tèrme educatiu, que permeti sanar aquells traumes que es projecten quan arriva l'edat adulta. Només així es pot entendre la barbarie d'aquesta societat. Però que les nostres carències emocionals les paguin de forma cruel els nens és decepcionant. Una abraçada.

  3. 15 abril 2021

    DAVID Vargues

    Grandeeeee Jordi

    • 17 abril 2021

      Jordi Varela

      Gràcies David, felicitats bomber...

  4. 15 abril 2021

    Antonio

    Jordi, jo també estic desenganyat de les ONG's, però confio amb la teva visió i aposta, aixi que hi col.lobaré.
    Referent al video, no m'ha set necessari saber anglés, les imatges ho dieunt tot i l'expressió i mirada de la directora expressent necessitat urgent
    .Salut, Llibertat colectiva i gràcies.

    • 17 abril 2021

      Jordi Varela

      Així és, Antonio. M'engrescat amb aquesta organització perquè he vist la necessitat de primera mà. És molt simple i molt directe, a la vegada que efectiva, tots el diners s'utilitzen diariament per pagar els costos de lloguer, professor i alimentació. Mentre filmava veia com la directora treia diners del caixer per poder fer les compres diaries per als nens. I he vist , en directe, com es donava diners per recatar una nena del cercle de la prostitució. Ho torno a dir, no m'agraden les ONG però aquest cas ho he vist molt directe. Una abraçada i moltes gràcies. Aviat ens veiem.

  5. 15 abril 2021

    Anna

    Sin palabras.....

    • 17 abril 2021

      Jordi Varela

      Guárdatelas para cuando nos veamos, que tenemos muchas ganas de disfrutar con vosotros. Un abrazo.

  6. 15 abril 2021

    Josep

    Feliç aniversari Jordi! Gran projecte!!

    • 17 abril 2021

      Jordi Varela

      Gràcies Josep, una forta abraçada.

Deja un comentario, no te cortes...!

Related Posts

25 marzo 2014

Mongolia Instantes

Ganador 1er Premio 17a Mostra d’Audiovisuals de Muntanya de San Martí a BCN por el film “MONGOLIA INSTANTES” en la…